7.1

7.1

La captación de agua mejora los medios de subsistencia relativos a cultivos en la Franja de Gaza

Capítulo 7

En los últimos años, los agricultores se han enfrentado a una escasez crónica de agua de riego debido a una escasez de electricidad y temperaturas más altas. La calidad y la cantidad del agua del acuífero estaba deteriorándose rápidamente debido a un bombeo excesivo de agua, el uso excesivo de productos agroquímicos, la intrusión de agua marina, y finalmente, periodos de sequías causados por el cambio climático. Esto obstaculizó no solo la disponibilidad del agua sino también su accesibilidad, debido también al aumento vertiginoso del precio de la electricidad. Una de las alternativas introducidas es la captación de agua de lluvia y el uso de agua de lluvia para riego, en lugar de agua subterránea extraída. Los agricultores captan el agua de la lluvia de los techos de sus invernaderos y almacenan el agua de la lluvia en balsas cerca de sus invernaderos. En tales condiciones, el almacenaje sostenible para agua para riego se convierte en una prioridad para agricultores de invernaderos. Tener agua de lluvia o agua menos salina permite al agricultor diversificar sus cultivos y cultivar hortalizas sensibles a la salinidad, como los pepinos, los guisantes, o los ejotes/vainitas/judías verdes.

El objetivo del proyecto era contribuir a la protección y la mejora de los medios de subsistencia sostenibles de 46 hogares (HH) agrícolas (276 individuos) en las zonas fronterizas de Abssan y Khuzaa, mediante la rehabilitación de balsas de riego y el sistema de captación de agua de lluvia conectado a ellas (que tenía tuberías de drenaje dañadas), permitiendo a los HH captar unos 11.000 m3 al año de agua de lluvia de los techos de los invernaderos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) proporcionó transferencias condicionales de efectivo por un total de 3.000 nuevos shékels israelíes por beneficiario por el trabajo de rehabilitación.

Los siguientes resultados fueron obtenidos después de la rehabilitación del sistema de balsas de agua de lluvia.

Se estimó que por cada m2 de la zona de techo de invernadero podría captarse en torno a 0,25 m3 o 250 litros de agua. Los agricultores entrevistados informaron que calidad del agua captada y los ahorros de costes de riego variaron entre 41% a 60% del coste total de riego previo. Todos los agricultores de tomates entrevistados informaron que podían beneficiarse de la captación de agua de lluvia durante cuatro meses (de diciembre a abril), y que los restantes tres meses dependían de las aguas subterráneas. El diecisiete por ciento de los beneficiarios, aquellos con balsas más pequeñas, informaron que a veces tenían que usar el agua de lluvias captada para regar campos abiertos, dado que la capacidad de sus balsas no les permitía almacenar toda el agua captada, especialmente durante días de lluvia abundante.

Según la evaluación, el 97.8% de los agricultores informaron de un aumento en su producción de tomates del 18–30%, debido al riego con agua menos salina, una mejoría de la salud de las plantas, y la capacidad de extender el ciclo de producción entre uno y dos meses.

Todos los beneficiarios entrevistados informaron de una mejoría en el crecimiento y el color de las tomateras, además de un aumento en el tamaño de la fruta, lo cual les ayudó comercializar mejor su producción. Previamente los agricultores se limitaban a cultivar ciertos tipos de cultivos debido a la salinidad de las aguas subterráneas usadas para el riego. Principalmente cultivaban tomates. Sin embargo, la captación de agua de lluvia (que es menos salina) permitió a los agricultores cultivar varias plantas como pepinos o ejotes/vainitas/judías verdes, diversificando así su producción.

International Committee of the Red Cross (ICRC) (2019). EcoSec post-distribution monitoring report ILOT – rehabilitation of rainwater harvesting ponds in Abssan and Khuzaa border areas of Gaza Strip. ICRC. https://seads-standards.org/wp-content/uploads/2021/04/Asia_06-ICRC-ILOT-Rehabilitation-rainwater.pdf.